Consumo de drogas en un adolescente: ¡Lo que debo saber!

El consumo de drogas es un tema que con frecuencia causa reacciones de temor y preocupación en los familiares de quienes las consumen. Sin embargo, sean adolescentes o adultos los consumidores es un tema que requiere ser tratado con claridad en la información y una buena comunicación en caso de saber de algún familiar involucrado.  En este artículo vamos a hablar en específico del consumo de drogas en adolescentes, pues hoy en día es cada vez más frecuente en estudiantes desde secundaria hasta nivel superior la experimentación con mariguana, alcohol, y otras sustancias.

Actualmente se estima que la edad promedio de inicio para el consumo de drogas ilícitas se sitúa entre los 15 y 14 años, mientras que el alcohol y tabaco, drogas legales, comienzan a consumirlas desde los 13-12 años aproximadamente. Esta disminución en la edad se debe principalmente a la mayor disponibilidad que se tiene hoy en día hacia estas sustancias: la venta a cigarros a menores de edad, la disponibilidad de alcohol en la casa y la venta de sustancias psicoactivas cerca de algunas escuelas o en fiestas y bares hace que este tema vaya en aumento.

Son variados los factores que pueden llevar a un adolescente o adulto al consumo de drogas, sean cuales sean las sustancias. Desde aspectos psicológicos, sociales, personales, familiares, curiosidad. Pero, en el caso de los adolescente  ¿por qué son tan vulnerables y se “enganchan” tan fácilmente en estas sustancias?

En otros artículos de nuestro blog hemos hablado sobre la adolescencia y hemos destacado que el adolescente es un ser in-acabado. ¿Qué quiere decir eso? El adolescente entra en un periodo donde todo lo que él era de niño decae, desfallece y comienza una nueva etapa, a partir de la pubertad, donde tiene que volver a encontrarse y a aceptarse física y emocionalmente. Se espera que con la adolescencia, encuentre nuevos modelos externos, es decir, fuera de la familia, que le den soporte a la constitución de autoestima y de su personalidad. Sin embargo, estos modelos pueden variar y ser tanto positivos, como negativos o perjudiciales para ellos.

Por otro lado, es importante resaltar que dentro de este proceso de constitución del adolescente también intervienen procesos a nivel cerebral muy importantes, ya que maduran áreas del cerebro involucradas con el control de los impulsos, la toma de decisiones, y percepción de riesgos. Dicho proceso se verá completado en un 80% aproximadamente al llegar a los 18 años, pero mientras eso sucede, el adolescente está en una etapa de vulnerablilidad muy significativa, ya que las sustancias con las que decida experimentar causarán alteraciones en procesos de su cerebro tales como: atención y concentración, memoria y procesos de pensamiento.

A continuación, te presentamos 4 puntos muy importantes que debes considerar si tu hijo es adolescente y sospechas de esta situación:

  • Reacción de los padres de familia: Muchos padres se acercan al consultorio después de algunos meses de haber sospechado el consumo de drogas en sus hijos. Esto debido a la negación en la que se encuentran frente al problema, es decir, la incapacidad de aceptar que algo de este tipo esté sucediendo en su familia. De entrada, es importante que sepan que en la medida en que ustedes como padres encuentren mayor claridad en lo que respecta hacer para solucionar esta situación, mejor se encontrará a futuro su hijo. Muchos reaccionan con enojo, decepción, desilusión y se hacen la pregunta: ¿Qué he hecho yo para que estés haciendo esto? ¿En qué fallé?. Evidentemente, son un cúmulo de emociones por resolver, sin embargo, si se acercan a ayuda profesional poco a poco podrán ver con mayor claridad una salida a esta situación.
  • Tipos de consumo: Sabemos que el simple hecho de encontrarles mariguana o que se hayan puesto su primer borrachera puede ser alarmante, sin embargo, trata de no empezar a hablar de esa situación como si tu hijo ya fuera un adicto. He escuchado a padres en la primera entrevista psicológica decir: “Venimos aquí por su alcoholismo”, cuando el chico o chica tomó 3 copas de alcohol. Hay distintos tipos de consumo y se dan de manera escalonada en el siguiente orden: experimentación, consumo social /ocasional, abuso de la sustancia y dependencia física/psicológica.
  • Algunas señales de alerta para estar al tanto del comportamiento de tu hijo son: Ojos rojos con frecuencia, irritabilidad, hostilidad frente a las actividades de la familia, mucha hambre de manera repentina, actitud sospechosa al no decir con quién va o a dónde va, falta de apego a los horarios y normas de la casa, entre otros. Cada padre/madre conoce a sus hijos y en este sentido es muy importante resaltar la importancia de la comunicación en la familia, pues es el único método que a ustedes les puede garantizar que las cosas van por mal o por buen camino.
  • Si ya le has encontrado alguna sustancia sospechosa será necesario que tomes el valor y el momento adecuado para poder platicarlo en familia. Como mencioné anteriormente, intenta no estigmatizar desde un inicio su situación, pues aún no sabes que es lo que a el lo llevó a caer en un consumo. Investiguen a cerca de varios lugares a donde puedan acudir y busquen integrarse en familia a resolver esta situación. A los adolescentes les reconforta mucho saber que no están solos frente a esta situación.

Recuerda que el consumo de drogas es uno de los muchos riesgos que a esta edad pueden encontrarse tus hijos, por ello es primordial recalcar la importancia del principal factor de protección frente a este y otros problemas: La familia.

Es en el núcleo familiar donde se pueden prevenir, orientar y comunicar claramente temas de drogas, sexualidad, orientación vocacional, entre otros, que pueden llegar a perturbar a un adolescente. En Espacio Psyche tenemos talleres para padres y asesorías individuales. Escríbenos a contacto@espaciopsyche.com.

Por Psic. María Macías

No hay comentarios

Agregar comentario