¿Cómo apoyar a mi hijo en su decisión vocacional?

“La vocación no se busca, tu la encuentras”

Una de las mayores dificultades al terminar la adolescencia y que marca nuestro paso hacia la adultez es la elección de carrera. En 2009 (CNN Expansión) informó que 3 de cada 10 jóvenes mexicanos eligieron una profesión que no va de acuerdo a sus intereses, ya que principalmente la elección se hace en base a la carrera con mayor oferta laboral, aunque esta tenga poco que ver con los intereses y aptitudes de la persona.

El origen de la palabra “vocación”, del latín vocatio, significa –llamado-.

La elección de carrera es el resultado de un proceso psicológico que se inicia en la adolescencia, es decir, alrededor de los 12- 13 años. En esta etapa que se considera de transición física, psicológica y emocional se dan tres crisis muy importantes que plantean autores como Arminda Aberastury y J.D. Nasio: la crisis por el cuerpo infantil, la crisis por la pérdida de lugar (de niño en la familia) y la crisis por la identidad.

Estas tres en conjunto nos hablan de un proceso en el cual se espera que el adolescente adopte su nuevo cuerpo y fisiología, es decir, capacidades de reproducción; adopte ese nuevo lugar que tiene en la familia como adulto en advenimiento y por último, se afirme en quien es y qué espera. De hecho, a través de diversas elecciones, vínculos o actividades, pero sobre todo a través de la elección de ocupación y proyecto de vida futura,  se consolida la identidad del sujeto.

La decisión vocacional es tan importante como muchas otras de la vida adulta, por ello es importante apoyar a los adolescentes a definir lo más claro posible cómo se ven a futuro, qué tipo de problemas desean resolver cuando sean más grandes y con qué habilidades cuentan a fin de potenciarlas y ponerlas al servicio de la sociedad.

Se dice que existen factores internos tales como las aptitudes, autoestima, intereses, personalidad y valores que influyen en la decisión vocacional, pero por otro lado también hay factores externos como la familia, los medios de comunicación, el grupo de amigos, factores económicos de la familia y el prestigio de cierta carrera o universidad los que en conjunto motivarán al adolescente a tomar UN camino.

Con este panorama de la importancia que implica una decisión como ésta, aquí te presentamos 4 puntos importantes para tomar en cuenta y poder apoyar a tu hijo en fortalecer su decisión vocacional.

1. Asertividad y firmeza. Es fundamental promover en el adolescente para ésta y otras decisiones personales la asertividad. ¿En qué se basa? En poder decidir firmemente a lo que él o ella desea comprometerse, saber que habrá gente que podrá no estar de acuerdo con su decisión, pero él /ella está en su derecho de escoger libremente lo que le apasione y le guste ejercer para su futuro.

2. Planteamiento de metas y objetivos. ¿No sabe qué es lo que quiere? Apóyalo a identificar y descartar lo que NO quiere para su vida laboral o vida adulta. Enséñale que ésta es una decisión personal que no podrá delegarle a nadie más, pues si “endosa” esta responsabilidad a padres o amigos podrá traerle consecuencias a futuro, por ejemplo, retrasos en su proyecto de vida y quizá frustraciones en la vida adulta. Será favorable que se pregunte qué áreas son de su interés, sin importar lo redituadas que son económicamente. ¡La pasión y vocación por lo que haga le harán sobresalir.

3. Vivir por experiencia y no por referencia: Seguramente tu hijo escuchará muchos ejemplos como "Fulanito estudió economía y le fue muy bien, viaja y tiene un buen coche" o "Tu tío es ingeniero, él te puede ayudar a conseguir trabajo si estudias eso". Muchas personas a su alrededor querrán aconsejarlo y convencerlo de seguir un camino, quizá ya trazado por alguien más. Sin embargo, es importante que tu hijo decida construir su propia forma de hacer las cosas y hacer su camino laboral. Hay que resaltar que cada persona es diferente y lo que a uno le pudo hacer funcionado, para otro podrá resultar contraproducente. Motívalo a que decida y acepte sus experiencias personales, todo lo hará crecer personalmente.

4. Busca asesoramiento profesional. No existe un indicador específico para decir que un adolescente necesita orientación vocacional. Sin embargo es indudable que al acudir con un especialista, tu hij@ puede adquirir mayor claridad sobre lo que desea y espera a futuro.  En la asesoría se realizan pruebas de habilidades e intereses que resultan efectivas para este tema. Lo más importante es que esta decisión llene a tu hij@ de autoconfianza para que éste sea el inicio de decisiones adultas que toma de manera exitosa.

Para asesoría profesional escribe a maria@espaciopsyche.com para agendar una cita donde la psicóloga María Macías podrá asesorarlos personalmente sobre esta importante decisión.

Psic. María Macías

Cel.5530117339

Especialista en adolescentes

No hay comentarios

Agregar comentario