Alteración del sueño

La duración de nuestras horas de sueño varia de acuerdo a varios factores tales como: edad, nutrición, ejercicio físico, entre otras. Este tipo de alteración de sueño es la más frecuente pues se estima que el 30% de la población infantil lo ha llegado a padecer en menor o mayor grado.

Con frecuencia, el origen de esta alteración se debe a una errónea adquisición de hábitos, muchas veces, aceptados o reforzados por los padres o cuidadores.

La sobreprotección parental o la inconsistencia de acuerdos entre quienes cuidan a un niño juegan un papel muy importante en el inicio de la resistencia a acostarse y dormir. Es importante recalcar que no sólo se altera el sueño del niño, sino también el de sus padres, lo cual contribuye a alteraciones en el estado de ánimo, dependencia del niño a aquel que refuerza sus escasos hábitos de sueño, agresividad por parte del niño,  así como rechazo e inseguridad hacia éste por parte de sus padres  por no saber cómo afrontar esta situación. De igual manera contribuye a problemas de rendimiento académico, y en el caso de los padres, poco rendimiento laboral y a lo largo de su jornada diaria.

Si identificas éstos o algunos otros factores relacionados a alteraciones de sueño, será pertinente que acompañes a tu hijo a un proceso terapéutico en Espacio Psyche. A partir de una terapia ustedes como padres podrán encontrar nuevas formas de afrontar esta situación en conjunto con el pequeño. Dormir es una necesidad física que requiere ser cubierta de manera satisfactoria para todos integrantes de una familia

No hay comentarios

Agregar comentario